DONDE LAS PATATAS, LA COCA-COLA Y LA FANTA

Armazón, cerrada o no según los casos, hecha con barras o listones y destinada generalmente a encerrar animales. Enrejado que sirve de puerta, ventana o, especialmente, cerca. Barandilla o muro bajo que rodea este saliente y sirve de protección.

Este proyecto surge desde los excesos de la hipermodernidad como oportunidad y el abrazo a la nostalgia como herramienta crítica, afrontando todo lo nuevo que transforma la ciudad -postcapital-, en patio de recreo al que ir de vacaciones. Los recuerdos de la infancia hacen incómodo el presente, observan extrañados las nuevas formas de negocio y atienden a un nuevo imaginario que no se capta desde la cámara del turista. Entre la mezcla de los objetos del pasado y aquellos que construyen el presente, la obra queda  salpicada por la iconocracia y por elementos que republicitan involuntariamente los productos de la tienda de souvenirs. 

“No siempre podemos decir qué es lo que nos mantiene encerrados, lo que nos confina, lo que parece enterrarnos, y sin embargo sentimos ciertas barreras, ciertas rejas, ciertos muros. ¿Es todo ello imaginación, fantasía? Yo no locreo. Y entonces nos preguntamos: Dios mío, ¿va a durar mucho, va durar siempre, va durar toda la eternidad?” Vincent Van Gogh

 

Zona para la práctica de actividades deportivas. Acero y balón de Nivea, (120x65cm.)
La gabbia (de mayor quiero ser como la barandilla de la Concha). Acero, 100x58cm.
After the real thing. Acero y lata de Coca-cola, 110x60cm.
Coach Surfing, una colchoneta en el balcón. Acero y colchoneta, 180x100x100cm.
Cuando sube la marea, te jodes. Toldo original de la playa de la Concha y poste de madera, 160x70cm.
Search